El secreto mejor guardado: Azúcar perfumado.

¡Gastrónomos!

Hoy les voy a compartir proyectito súper fácil de hacer que les será útil para muchas recetas: Azúcar perfumado.

No nos compliquemos mucho con el nombre, se trata sólo de eso, azúcar perfumada naturalmente que huele y sabe delicioso. Te puede servir para revolcar donas (Aquí te dejo mi receta de donas) o churros, endulzar tu café y darle un gusto súper peculiar a cítricos, integrarla a tus recetas para darle un toque especial y que sea tu secreto para lograr pasteles, dulces o galletas irresistibles.

Esta receta, la puedes hacer en grandes cantidades o en un frasco pequeño, se adapta perfecto a cualquier tamaño, nada más “tantéale” cuanto quieres que huela y sepa el azúcar. Yo utilicé aproximadamente medio kilo de azúcar estándar y un frasco de esa capacidad.

Comencemos con lo que vamos a necesitar:

  • 500 grs (1 lb o 2 ½ tazas) de azúcar estándar
    (No te recomiendo hacerlo con azúcar blanca refinada, ya que por el proceso de blanqueado utilizan químicos y es todavía más dañina, tampoco recomiendo perfumar el azúcar moscabado “Brown sugar” por que por ser tan húmeda, mojaría los otros ingredientes y no daría el resultado esperado)
  • Vainas de vainilla (ya usadas o sin usar)
  • Piel de Naranja
  • Piel de limón
  • Piel de limón amarillo
  • 150 ml (1/2 taza) de leche (puede ser normal o deslactosada)
  • Papel absorbente
  • Canela en raja
  • Anís estrellado
  • Té limón
  • Un frasco hermético.
    Consíguelo aquí: Frasco Redondo Transparente, 998.12 ml

Las vainas de vainilla son un temita que me gustaría platicarte. Algunas recetas te piden usar vainas frescas, abrirlas y utilizar las semillitas, pero ¿Y qué hacer con la vaina? Muy fácil, usarlas para este proyecto.
Si la receta como estos colchones de naranja, te piden hervir la leche con la vaina para perfumar, enjuaga la vaina y déjala secar perfectamente, después…. ¡Al frasco! No tires por ningún motivo una vaina de vainilla, son consideradas el oro mexicano y para que te des una idea, pasan aproximadamente 10 meses de mucho cuidado y trabajo manual para que pase de la planta a convertirse en ese delicioso ingrediente aromático. Así que cada vez que tengas una hermosa vainita, sácale provecho.

Ahora sí, seguimos con el proyecto. Lo primero que debemos hacer es sacar la cáscara de la naranja y los limones. Con ayuda de un cuchillo pequeño y bien afilado, corta la piel en tiras, lo más grande que puedas y retira toda la parte blanca.
En una ollita pequeña, agrega la leche y las pieles de naranja, limón verde y amarillo. Hierve por 5 minutos.
Este paso es muy importante porque de esta forma le quitamos lo amargo a las pieles y así quedarán tremendamente aromáticas.
La leche no la tires, puedes aumentar la cantidad de leche y usarla en las recetas que ya te he mencionado.

Enjuaga muy bien las pieles y vainas de vainilla, teniendo cuidado de retirar la nata de la leche, sécalas una por una con papel absorbente y déjalas secar completamente sobre el papel por aproximadamente 3 días. Notarás que se enroscarán y se harán un poquito transparentes, esto es perfectamente normal. Sin embargo, si se les hacen motas verdes o no se secan después de 3 días, se echaron a perder y debes descartarlas.

Cada que hagas alguna receta que te pida pieles o vainillas, puedes lavarlas, dejarlas secar y meter a tu frasco de azúcar para nunca perder el aroma. OJO: no es lo mismo la ralladura que las pieles de los cítricos.

Ya que tengas las pieles y vainillas secas, podemos seguir.
En un frasco hermético o un tupper, coloca un poco de azúcar, suficiente para poder “enterrar” las vainillas y puedan quedar verticales.
Coloca una por unas las vainas, las pieles, canela, anís y té limón.
Rellena el frasco con más azúcar hasta llenar.
Ciérralo perfectamente y deja reposar por al menos 24 horas. Al día siguiente comenzarás a percibir todos los deliciosos aromas.

También puedes hacerlo en frascos pequeñitos y regalarlos, ya que el azúcar es un principal símbolo de abundancia y prosperidad.

Espero te haya gustado mucho este proyecto y nos vemos en la siguiente receta.

 

Share


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.