¡Aprovecha los últimos días de Cerezas!

¡Hola Gastrónomos!

Ya casi acaba la temporada de cerezas frescas y hay que aprovechar para hacer el tradicional clafoutis de cerezas. Este postre es una combinación entre un delicado y suave flan en la base y por encima, una ligera capa de bizcoho. La acidez de la fruta combina perfecto y logramos un balance ideal de sabores. Disfruta mucho esta receta y nos vemos en el último video de cerezas, que te adelanto un secretito… ¡Nos va a durar hasta la próxima temporada! Muchas gracias a Cerezas Del Noreste por hacer posible esta receta.

Ingredientes:

  • 1 kilo (2 lbs o 3 ½ tazas) de Cerezas del Noreste
  • Un trocito de mantequilla para engrasar el molde}
  • 1 cda de azúcar perfumado
  • 3 piezas de huevo grande
  • 100 grs (1/2 taza o 3.52 oz ) de azúcar perfumado)
  • Vaina de vainilla o esencia
  • 30 grs o 1 oz de mantequilla fundida y fría
  • ½ taza de harina blanca todo propósito (dividida en dos partes)
  • 240 ml (1 taza u 8 oz) de leche (dividida en dos partes)

Nota: Te enseño a hacer el azúcar perfumado aquí:
Puedes sustituir por azúcar normal.

Procedimiento:

Este postre es de lo más sencillo en el universo.
Primero, lava, desinfecta y retira los huesos de las cerezas.
Tradicionalmente se deben dejar los huesos, pero es bastante incómodo comer el clafoutis y estar retirando los huesos. Apártalas.

Precalienta el horno a 170°C

Unta el molde (puede ser de cerámica, de teflón o vidrio, yo usé este: Le Creuset Tartera) con mantequilla suave y espolvorea el azúcar perfumado. Distribuye bien. Coloca las cerezas deshuesadas y acomódalas para que se vean lindas, en una sola capa y no muy apretadas.

Para la mezcla, bate los 3 huevos con el azúcar perfumado, las semillas de vaina de vainilla o escencia, mantequilla, harina y leche alternado estos dos últimos ingredientes, primero la mitad de la harina y leche y luego la otra mitad de la harina y finaliza con la leche.

Pasa la mezcla por un colador para que la mezcla quede tersa.

Vuelca la masa sobre las cerezas, teniendo la precaución de no llenar el molde más allá de ¾ partes ya que tiende a crecer en el horno.

Hornea por 45 minutos o hasta que los bordes este doraditos.
Retira del horno y deja enfríar completamente para que puedas refrigerarlo toda una noche.

Al día siguiente, espolvorea un poco de azúcar glass (impalpable o flor) y listo.

¡Disfruta de este delicioso y muy sencillo postre!

#ComeCerezas

Share


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *