Coco Bongo: Tienes que vivirlo para creerlo.

Cuando desciendes del taxi, lo primero que te recibe es un gigantesco letrero que adorna la calle con efigies de Michael Jackson, Freddie Mercury, Madonna y un monumental Spider-Man. Un letrero que te promete una experiencia que “avergüenza a las Vegas”. Decenas de personas se reúnen en la entrada, bebiendo, platicando, riendo.  Algo mágico se respira en el ambiente. Estás a punto de entrar a Coco Bongo.

 

Si estás de vacaciones en Cancún o en Riviera Maya, simplemente no puedes dejar de ir a este, que es uno de los mejores clubs del mundo. Y decimos clubs porque la palabra “antro” le queda muy, muy corta. Un antro es sólo música y bebidas. Coco Bongo es algo increíblemente difícil de definir. Imagínate que echas en una licuadora el mejor show de Broadway, una fiesta de año nuevo, la magia de Hollywood, el carnaval de Río de Janeiro, un espectáculo de las Vegas y un nightclub de Nueva York. Y aún así, te quedas corto.

Por fin, después de una breve espera, comenzamos a entrar.  Asciendes por varias escaleras eléctricas y un par de pasillos semi-iluminados y por fin, estás ahí. El lugar es gigantesco… y como eres invitado VIP con acceso prioritario, tienes el privilegio de verlo semivacío. Una hora después, estará a reventar y prácticamente no cabrá ni un alfiler. Nos acomodamos muy felices en nuestro lugar, una mesa con excelente vista de todo el lugar y sobre todo, del escenario. Comenzamos la noche con un par de deliciosas piñas coladas, mientras debajo, los bailarines presentan un pequeño baile, un aperitivo por así decirlo. Algo muy sencillo, porque no sabes el show que te espera…

 

 

El conteo regresivo llega a su fin y las luces se apagan. La gente grita, emocionada. “It’s Showtime!” aparece en la gigantesca pantalla. Es hora del Show. Esto es Coco Bongo.

 

Coco Bongo es la tierra donde los sueños se hacen realidad. Donde el séptimo arte deja escapar a Héroes y Villanos que bailan y vuelan frente a ti. “Beetlejuice, Beetlejuice, Beetlejuice” exclama Winona Ryder desde las pantallas y un segundo después, Beetlejuice y Lydia Deetz  vuelan frente a ti, cantando y bailando. Roxie y Velma de Chicago te transportan a los años 20 con “All that jazz”. Los Espartanos de “300” vuelan por los aires. Jack Sparrow y Davy Jones se enfrascan en una mortal batalla frente a tus atónitos ojos. Las luces vuelven a apagarse y estás en el Paris de 1900, en el Moulin Rouge.  Se apagan nuevamente y ahora estás dentro de una computadora, en el increíble mundo de Tron Legacy. Ahora es Spider-Man quien surca los aires, enfrentando al duende verde.  No, no son clips de películas, es un  increíble espectáculo musical, coreográfico, acrobático que no le pide absolutamente nada al Cirque Du Soleil.

 

Coco Bongo también es la tierra donde el tiempo se detuvo. Aquí los años no pasaron y los grandes siguen jóvenes, y siguen  vivos. Michael Jackson aún se desliza sobre el escenario. Freddie Mercury te hace estremecer con toda la energía y el carisma de sus mejores años en Queen. La Madonna de 1990 interpreta Vogue con toda la clase y elegancia que la hicieron un ícono.  Guns n’ Roses toma el escenario y te transporta a 1992, a los mejores años de su tour “Use your illusion”.

Uno de los momentos más esperados de la noche es siempre el show de “The Mask”. Después de todo, el nombre del Club está inspirado en la película. Y en el momento en el que La Máscara aparece volando, la noche estalla en fiesta y alegría. La Máscara es el verdadero embajador de la diversión, el rey de la noche, quien entre globos y serpentinas de colores te recuerda que estás en el mejor lugar del mundo pasando la noche de tu vida

 

Después de horas –sí, horas- el show termina. Pero esto apenas comienza, porque los mejores DJs toman la cabina, y entre música, globos, luces y tragos, la fiesta continúa hasta el amanecer. Cuando por fin sales, y la suave brisa de Cancún te recibe deliciosamente, sabes que ya eres adicto a Coco Bongo y que tendrás que regresar, muy pronto.  Y si aún no lo conoces, por favor, tienes que hacerlo. No hay fotografía ni video que pueda transmitirte la increíble sensación que representa estar en el centro de la mejor fiesta que hayas vivido en tu vida.  A Coco Bongo tienes que vivirlo… para creerlo.

 

Queremos agradecer a nuestros amigos de las áreas de Social Media y RP de Coco Bongo Show & Disco, y muy especialmente a Tatiana Kuzub, por todas sus increíbles atenciones. Nos hicieron sentir como en casa y esperamos regresar muy pronto.

 

 

Share


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.